Cap.2 - El "Sampling" y su normativa


       Probablemente, AZUL Y NEGRO fuimos los primeros en usar un sampler en España. Antes de que existiera esta máquina, tal y como hoy la conocemos, el sampler era una de las diversas funciones que realizaba esa "super-máquina" de los 80, que solo unos pocos privilegiados tuvimos ocasión de utilizar en nuestro país, el CMI "Fairlight" (LP "Mercado Común". Polygram 1985). Debido a su elevado coste, pronto sus funciones fueron configurando máquinas separadas independientes tales como los secuenciadores MIDI, las unidades de almacenamiento de datos y los samplers.

       Uno de los primeros samplers que como tal salió al mercado fue el Akai S-612. Con MIDI, polifónico, monotímbrico, con salida mono y con un tiempo de muestreo que dependía de la nota seleccionada en el teclado maestro (a mayor nota obtenías mayor calidad pero menor tiempo de muestreo). Compramos dos unidades que usamos en estudio y en directo durante años sin ningún problema. La melodía silbada en "Vuelva Vd. Mañana" fue una de las muestras más conocidas; aún hoy lo utilizo cuando quiero muestrear sonidos en baja calidad. A partir de 1986 la industria del sampler se disparó hasta llegar a las bestias que hoy conocemos.

       Pero con el uso indiscriminado del sampler, pronto empezaron a surgir problemas con los copyrights de los músicos sampleados. En la SGAE hay tanta preocupación por este asunto que existe un departamento especial de Samples a cargo de Rosa Villa.

       Está terminantemente prohibido muestrear cualquier fragmento, por pequeño que sea, de una obra ya grabada, publicada y protegida por un copyright, o sea que tiene un propietario, sin el consentimiento expreso previo de su dueño. Para obtenerlo, puedes solicitarlo a la SGAE y ellos lo tramitarán por ti, o bien hacerlo tú directamente. Pero la mayoría de las peticiones son denegadas, así que creo que puedes ahorrarte el trabajo.

       Es muy atractivo "samplear", por ejemplo, ese fragmento de Prodigy de 2 segundos, que va de maravilla a tu nueva pista. ¿Qué pasará si te dejas vencer por la tentación, lo muestreas y lo plantas en tu tema. Pues, probablemente nada, a menos que consigas un éxito y su legítimo propietario lo escuche por la radio o la tele, te demande y consiga demostrar que lo has usado. Cuando eso ocurre, el departamento de Inspección Técnico Musical de la SGAE, intentará poner de acuerdo a las partes , pero si no lo consigue, será el juez el que dictamine y tendrás serios problemas.

       Usa tu sampler, pero con muestras propias o de librerías. Y si decides samplear CD,s comerciales, transforma las muestras: fíltralas, transforma su tono y/o tempo, y déjalas irreconocibles. No te compliques la vida.

Anterior Página Principal Siguiente